Press "Enter" to skip to content

Liberados en Estados Unidos a 25 solicitantes de asilo que esperaban en México

Los primeros cruces de solicitantes de asilo con casos de inmigración activos bajo el plan de la administración de Biden se llevarán a cabo en un cruce fronterizo entre Estados Unidos y México en el condado de San Diego.

El primer grupo pequeño de solicitantes de asilo a los que se les permitió ingresar a Estados Unidos bajo los recientes cambios de la administración Biden llegó al país el viernes a través de un cruce fronterizo entre Estados Unidos y México en el sur del condado de San Diego.

Los solicitantes de asilo a los que se les permitirá ingresar a los Estados Unidos están esperando que los tribunales decidan sobre sus casos de inmigración activos. Ahora, en lugar de tener que esperar en México mientras se procesan sus casos, se les permitirá esperar en los EE. UU.

El viernes, veinticinco solicitantes de asilo que estaban atrapados en México obtuvieron acceso a Estados Unidos. El grupo fue transportado en autobús a través de la frontera entre Estados Unidos y México en el puerto de entrada de San Ysidro.

Los migrantes fueron examinados para detectar COVID-19 en un sitio de preparación en México antes de que se les permitiera ingresar a Estados Unidos. Allí, fueron equipados con máscaras faciales que se les dijo que debían usar durante la puesta en escena y el transporte a través de la frontera.

Todos dieron negativo, informó Associated Press.

Al ser admitidos en Estados Unidos, los solicitantes de asilo fueron llevados a los hoteles de San Diego para ponerlos en cuarentena antes de tomar un avión o autobús a sus destinos finales en Estados Unidos, dijo Michael Hopkins, director ejecutivo de Jewish Family Service of San Diego, que es desempeñando un papel fundamental de apoyo.

Los solicitantes de asilo recibieron avisos para comparecer ante el tribunal, pero el abogado de inmigración Yunuen Mora dice que no se sabe mucho más sobre cómo funcionará el proceso a partir de ahí.

“No están inscribiendo a nadie más a través del programa MPP y ahora tendrán que crear regulaciones sobre cómo vamos a llevar a todos los del programa MPP a los Estados Unidos”, dijo Mora.

Según la política de inmigración (MPP) “Permanecer en México” del ex presidente Donald Trump, firmada en enero de 2019, se estima que hay 70.000 solicitantes de asilo atrapados en México. El programa expuso a las personas a la violencia en las ciudades fronterizas mexicanas y les hizo extremadamente difícil encontrar abogados y comunicarse con los tribunales sobre sus casos.

El presidente Joe Biden prometió revertir la política.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que 25,000 de esos 70,000 solicitantes de asilo tienen casos de inmigración activos y, después de pasar por el proceso adecuado, se les permitirá ingresar a los Estados Unidos bajo estos cambios.

La administración Biden aún no ha especificado qué cruces fronterizos entre Estados Unidos y México se utilizarán para esto, pero los funcionarios estadounidenses dijeron que dos de los cruces pueden procesar cada uno a unos 300 solicitantes de asilo diariamente, aunque los grupos iniciales serán de unos 25 por día.

El plan se expandirá a Brownsville, Texas, el 22 de febrero y El Paso, Texas, el 26 de febrero.

Aquellos con casos activos, así como varios cientos de solicitantes de asilo que están apelando decisiones, deben registrarse en un sitio web que el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados lanzará a principios de la próxima semana, dijeron funcionarios estadounidenses.

Los solicitantes de asilo no deberían presentarse en los cruces fronterizos esperando ingresar a Estados Unidos si no se encuentran entre los que tienen casos de inmigración activos, dijeron funcionarios estadounidenses. El gobierno envía notificaciones sobre dónde y cómo cruzar a los solicitantes de asilo que son elegibles.

La Organización Internacional para las Migraciones, la agencia de migración de la ONU, planea hacer pruebas a los solicitantes de asilo para detectar COVID-19 y pondrá en cuarentena a cualquier persona que dé positivo durante 10 días antes de ingresar a Estados Unidos, informa Associated Press.

Una vez que el primer grupo de solicitantes de asilo llegue a los EE. UU. El viernes por la mañana, algunos grupos de alcance con sede en San Diego planean ofrecer ayuda para organizar un refugio temporal y transporte. La Red de Respuesta Rápida de San Diego , una coalición de organizaciones no gubernamentales, es una de ellas.

Jewish Family Services, miembro de la red de respuesta, dijo a Associated Press que comprarían boletos de autobús o avión si los solicitantes de asilo no pueden pagarlos y ropa de invierno si es necesario.

El cruce fronterizo más transitado en el condado de San Diego es el puerto de entrada de San Ysidro, que también, según el gobierno de los Estados Unidos, es el puerto de entrada terrestre más transitado del hemisferio occidental. Diariamente, el puerto de entrada de San Ysidro procesa aproximadamente 70,000 vehículos en dirección norte y 20,000 peatones en dirección norte.

Los equipos de noticias de NBC 7 y Telemundo 20 estaban en ambos lados de la frontera el viernes.

En el puerto de entrada de El Chaparral en el lado de Tijuana, México, varias personas se alinearon la madrugada del viernes, esperando la oportunidad de cruzar la frontera.

Algunos eran solicitantes de asilo en busca de respuestas.

“No tenemos ninguna información”, dijo a Telemundo 20 Delis Alvarez, una inmigrante de Honduras . “Estoy desesperada porque siguen cambiando mis fechas y no obtengo ninguna respuesta.

Álvarez le dijo a Telemundo 20 que llegó a México con sus hijas hace dos años y, después de tres citas judiciales, aún no había podido obtener asilo.

Christian Hernández dijo que llegó con su esposa y tres hijos a Tijuana hace dos años también. También dijo que lo único que sabía sobre los cruces fronterizos del viernes era que solo aquellos que tuvieran casos judiciales activos podrían cruzar.

Be First to Comment

Leave a Reply